ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 17 de junio de 2017

Ximo Puig queda fuera de la ejecutiva del PSOE



Título: Ximo Puig queda fuera de la ejecutiva federal de PSOE

    La socialdemocracia clásica atraviesa una profunda crisis de identidad ideológico-política en Europa, debido a que la sociedad actual no es la del siglo XIX,  cuando creían en la hipótesis de que  transformación social se conseguiría desde la democracia en los Parlamentos o Congresos de los Diputados, y no con la violencia. Y cuando ha llegado una crisis económica, la socialdemocracia se ha venido abajo, y ha surgido el social-liberalismo como el  de Macron en Francia. Esperemos que los socialistas españoles sepan adaptarse a las nuevas necesidades sociales y sepan redistribuir la carga del barco llamado España para que flote y no se hunda en una mala estiba. Para los socialistas valencianos parece que la carga no ha sido bien distribuida: venganza u olvido.

   El socialista Ximo Puig que apostó por Susana Díaz como candidata a la secretaría general podría entorpecer su futuro liderazgo al frente del PSPV, en la anterior ejecutiva fue secretario de reformas democráticas.  EL nombramiento de la nueva comisión de ejecutiva federal del PSOE (de obediencia ciega a Pedro Sánchez), podría mermar su relación con la Comunidad Valenciana del PSV, que gobierna en coalicionado con un Compromís, el de Mónica Oltra que no sabemos muy bien a qué juega, ni cuáles son sus variables, una veces sin Podemos y otras con Podemos como vimos con sus votos a favor del sí a Pablo Iglesias en la pasada moción de censura junto a Esquerra y Eh Bildu.
 
   Sin embargo, sí forman la nueva ejecutiva su oponente en la primarias Patxi López (el exlehendakari y expresidente del Congreso), que estará  al frente de Política Territorial, y Fernández Vara, presidente de  Extremadura, y que apoyó a Susa Díaz, estará  al frente del Consejo Federal Político, y que además abogó de forma pública por la abstención de los socialistas en verano de 2016, para que gobernara el PP de Rajoy.
   ¿Qué pasará con el futuro político de Ximo Puig, que, de momento parece haber caído en desgracia? Quizás su recambio podría ser el valenciano José Luis Ábalos, actual portavoz del PSOE en el Congreso.

   Pedro Sánchez tiene ahora como restos  convertir su poder de secretario general en recuperado su autoridad de liderazgo en el partido, no solo frente a los militantes, sino también respecto a los electores. Ayer en discurso  Adriana Lastra, Vicesecretaria General, detrás de leíamos un cartel que decía: «Somos la izquierda».  Por otra parte Ábalos matiza que es una izquierda hacia el centroizquierda, y dice:  «Nuestra identidad es de izquierda pero el espacio político al que queremos llegar es el centroizquierda, el de la mayoría. Llegamos a ocupar el centroizquierda desde la izquierda en 1982. También Felipe González paró la derrota en 1993 desde la izquierda, con una campaña muy intensa que se recordará por la identificación del PP con un dóberman, y ganamos en 2004 con Zapatero, a quien la derecha llamaba pancartero. Ganamos el centroizquierda desde la izquierda.»

La cuestión es que a los ciudadanos que se levantan  a las cinco de la mañana para ir a trabajar y a los de a pie, no entendemos el lenguaje político entre: izquierda, centroizquierda, o un poco más hacia la extrema izquierda, el progresismo o la socialdemocracia o el social-liberalismo. Lo que queremos los valencianos es trabajo y mejoras sociales. 

Ramón Fernández Palmeral
 17-06-2017
.....................

CONGRESO FEDERAL DEL PSOE

La dirección de Sánchez maniobra contra Puig y aboca al PSPV a la confrontación

La nueva cúpula de Ferraz lanza la operación que llevará a Rafael García a medirse en las primarias al jefe del Consell

18.06.2017 | 00:56
 
La dirección de Sánchez maniobra contra Puig y aboca al PSPV a la confrontación
Muy lejos de coser las heridas abiertas en los últimos meses, el congreso de exaltación del renacido Pedro Sánchez que los socialistas clausuran hoy en Madrid aboca al socialismo valenciano a una nueva etapa de turbulencias. Todos los gestos y muchas de las imágenes que dejó ayer la jornada central del 39 cónclave federal apuntan en esa dirección.
La puerta de la confrontación ha quedado definitivamente abierta. Habrá batalla en las primarias previas al congreso de país que se celebrará el último fin de semana de julio. Y no serán ni mucho menos un paseo para el presidente de la Generalitat y líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig.
Alentada por el nuevo secretario de Organización, José Luis Ábalos, ayer la acabaron de perfilar los sanchistas en una comida en Madrid. Incluso hubo espaldarazo público al candidato a desafiar a Puig, el alcalde de Burjassot Rafa García, situado en la mesa presidencial congreso. Una imagen con mucha carga política porque su presencia en esa mesa no era ni mucho menos casual. «Es lo que parece», admitían los sanchistas. Y eso que parece es que Sánchez se lanza a por Ximo Puig.
Rafa García se significó ampliamente en el apoyo a Pedro Sánchez en las primarias fratricidas y dio al entonces defenestrado líder la posibilidad de llenar el pabellón de Burjassot justo el día en que Susana Díaz presentaba su candidatura en Madrid. Fue un 28 de marzo, el día en que se evidenció que todos los cargos del PSPV y alcaldes con aspiraciones se habían pasado al susanismo, mientras las bases impulsaban a Sánchez, como las primarias demostraron después. Voces del sanchismo recordaban ayer que en el congreso extraordinario de 2014 fue precisamente Ximo Puig quien formaba parte de la mesa. Ayer lo hizo quien será su rival en las primarias.
Entre los dirigentes del PSPV, el gesto de Sánchez y Ábalos de avalar públicamente a Rafa García contra Puig se interpretó como una declaración de guerra. Aquella segunda oportunidad que aparentemente se dieron hace un mes Sánchez y Puig ha estallado por los aires. Otra reconocida sanchista, la alicantina Antonia Graells se integra en la comisión electoral.
En el entorno del presidente también se asume que habrá confrontación. En privado hubo palabras gruesas contra al sanchismo. «Bonig va a tener en Ábalos a su mejor aliado», decían en referencia a que las primarias debilitarían al presidente y ello beneficiaría a la lideresa del PP, Isabel Bonig. «No han entendido nada, no entienden el partido; no nos han hecho ni una sola propuesta», respondían en el entorno de Ábalos.
Mientras, el presidente de la Generalitat y secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, no acudió ayer a la jornada inaugural del congreso federal que se celebra en el Palacio de Congresos de Ifema en Madrid. No es delegado, pero sí miembro nato como secretario general. Puig acudió al cambio de alcaldía en Almassora y por la tarde recibió al Valencia Basket, campeón de liga de baloncesto. El triunfo vino de perlas a Puig para demorar su llegada a Madrid. Lo hizo anoche para participar hoy en la clausura.
Cuando concluya el congreso federal se abrirá, mañana mismo, el plazo para la presentación de candidatos a primarias valencianas. A Puig le dará réplica Rafa García. Para participar se requiere el 10% de los avales de los 17.000 afiliados. Nada que frene la alternativa. En el entorno de Puig se preparan para la batalla. Creen que ni mucho menos todos los apoyos que tuvo Sánchez en primarias se sumarán a la alternativa contra Puig. Y ponen como ejemplo dos nombres, los del síndic en las Corts, Manolo Mata, partidario de Sánchez, pero ahora leal a Puig, o el del miembro de la nueva ejecutiva federal, Andrés Perelló, con quien Puig también mantiene puentes de diálogo, al contrario que con Ábalos con quien el contacto parece haberse roto. Los sanchistas se quejan de que Puig no ha hecho una propuesta y señalan que podrían comenzar a negociar con, por ejemplo, la secretaría general para Puig y la de Organización, que ahora ocupa Alfred Boix, para un sanchista.
Así, ayer por la tarde tanto entre los sanchistas valencianos desplazados a Madrid como entre los miembros de la dirección valenciana, que se alinearon en las primarias con la rival de Sánchez, la andaluza Susana Díaz, se daba por hecho que la batalla está servida. Los primeros propagan la idea de que Puig bastante tiene con ejercer de presidente del Consell y los segundos sostienen que con la presentación de una alternativa se debilita al presidente de la Generalitat en el ecuador de la legislatura y cuando las encuestas apunta a la reedición del Botànic en 2019.
El congreso queda hoy clausurado. Lo hace alejado del formato clásico para convertirse en un macromitin para unas 8.000 personas con Sánchez como estrella. El lunes la batalla sigue en València.
Levante emv. 18 de junio 2017